Principales conclusiones del Segundo Cicloencuentro de la Red de Ciclistas Urbanos

DSC_0087¿Es Buenos Aires una ciudad amigable con la bici? ¿Cuales son los principales desafíos para que el ciclismo urbano como forma de transporte sustentable siga creciendo? ¿Qué papel debe ocupar la bicicleta en las políticas de transporte metropolitanas? ¿Cómo se construyen espacios seguros para los ciclistas y peatones? ¿Qué hay que hacer para que los ciclistas sean escuchados?

Con el objetivo de responder a estas y otras preguntas  la Red de Ciclistas Urbanos organizó el pasado 8 de agosto su segundo Cicloencuentro en la Biblioteca Nacional de la ciudad de Buenos Aires. Allí, más de cien ciclistas de Buenos Aires, junto a representantes de colectivos ciclistas de otras ciudades argentinas y de América Latina, se dieron cita para discutir de manera colectiva las problemáticas específicas de la bicicleta en la ciudad y compartir charlas con personalidades destacadas del ciclismo urbano. Pero principalmente se encontraron para buscar consensos y líneas de acción comunes para la promoción de la bicicleta como medio de transporte pacífico y sustentable junto a la defensa de los derechos de los ciclistas.

DSC_0115Luego del reportaje público realizado por Irene Fernández al Arq. Francisco Ortiz (CABA) y al Lic. Henrik Lundorff Kristensen (Dinamarca), donde se intentó responder a la pregunta sobre cómo hacer ciudades cada vez más pedaleables, se abrió el debate entre los participantes a partir de una serie de disparadores propuestos por la Red de Ciclistas Urbano.

Las principales conclusiones del Cicloencuentro fueron:

  • La bicicleta como forma de movilidad cotidiana tiene múltiples beneficios para los ciclistas y para la ciudad en su conjunto. Es un transporte sustentable y pacífico que fomenta la autonomía de los ciudadanos y genera espacios públicos más democráticos e igualitarios. Un ciudad más pedaleable es también una ciudad más humanizada e inclusiva para todos sus habitantes, ciclistas y no ciclistas.
  • Construir una ciudad más pedaleable no se agota solo en  trazar ciclovías y  bicisendas, sino que debe continuar en la generación de espacios viales más inclusivos con quienes tienen mayor vulnerabilidad como los niños, los adultos mayores y las personas con discapacidad. Las calles y las avenidas son parte del espacio público al que todos tenemos derechos a acceder en igualdad de condiciones.
  • La distribución geográfica de la infraestructura ciclista, tanto los carriles específicos como la disposición de los puestos de bicicletas públicas, debe responder a criterios de equidad e integración de los distintos barrios de la ciudad. Espacios de estacionamientos públicos de bicicletas en las cabeceras y estaciones de los distintos transportes públicos favorece la integración de los distintos modos de transporte y expande el uso de la bicicleta a todos los ciudadanos porteños.
  • La base del éxito de cualquier política pública es la participación social. Es muy necesario que los ciclistas construyan organizaciones democráticas, sólidas y participativas como también que el Estado, en todos sus niveles, tome nota de las demandas específicas de los ciclistas en todas sus disciplinas, mejore las leyes y normas que regulan a la bicicleta en el espacio vial y abran espacios de participación y consulta con los usuarios cotidianos de la bicicleta.DSC_0124
  • Los ciclistas reunidos en el Segundo Cicloencuentro manifiestan su vocación de seguir pedaleando por la ciudad, ya sea para ir a sus ocupaciones, para practicar su deporte preferido, como por el simple placer de pasear por la ciudad y se comprometen a ser protagonistas de un cambio cultural que tienda a la pacificación del tránsito y a fomentar opciones de movilidad saludables y ambientalmente sustentables.  

Actualización: pueden leer el documento final completo Conclusiones del Segundo Cicloencuentro de la Red de Ciclistas Urbanos | Buenos Aires, 8 de agosto de 2015

La Red de Ciclistas Urbanos en la Legislatura

2015-06-22 15.04.28Uno de los principales objetivos que nos hemos planteado desde la Red de Ciclistas Urbanos ha sido el de lograr que las demandas y las vivencias de los ciclistas de la ciudad sean escuchadas y tenidas en cuenta en cada uno de las decisiones gubernamentales que afecten a la gente del pedal. Estamos convencidos de que más bicicletas en la ciudad y más infraestructura ciclista genera una ciudad más equitativa y con menos violencia, no solo para los ciclistas sino para todos sus habitantes.

Por ello el lunes 22/06/2015 nos hicimos presentes en la Legislatura de Buenos Aires, más precisamente en la Comisión de Tránsito, para expresar nuestra oposición a un proyecto de ley que plantea hacer que todas las ciclovías de la ciudad sean de una sola mano. Más allá de cualquier consideración, si la propuesta fuera aprobada tendría un impacto inmediato: veríamos reducida la red ciclista a la mitad de su cobertura. Esto, que ya es grave, sucedería en un momento donde la construcción de estos carriles por parte del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está virtualmente paralizada por razones que desconocemos. Nuestra intervención ayudó a que fuera pospuesto el debate de esta iniciativa.

Los ciclistas urbanos de la ciudad no podemos permitir ninguna clase de retroceso en las conquistas que colectivamente hemos logrado. No solo por defender nuestro derecho a movernos de manera sustentable y más pacífica con los demás, sino porque en ello también se juega la posibilidad de construir una ciudad más inclusiva, justa y más humana.

Espejito, espejito… ¿cuándo cambiaremos las normas anti ciclistas?

b&m_Cycle_Star

Soy un usuario cotidiano del sistema de bicicletas públicas porteño. Me parece una muy buena política de transporte, más ahora con su ampliación a las 24 horas; ya que genera más viajes en bicicleta y permite a muchos combinar el subte, el colectivo y el tren con una pedaleada. Por eso me sorprendió que todas las bicicletas públicas a las que me subí en las últimas semanas portaran un espejito retrovisor, cuando antes ese implemento era poco frecuente. El espejito que tienen es pequeño, mucho más chico que el espejo de la polvera que solía usar mi abuela en sus últimas coqueterías. La primera vez que lo ví me alegró, pensé que si estaba ahí, si lo habían puesto, tendría que funcionar por lo que me puse a calibrarlo. Luego de algunos minutos logré ver reflejada una imagen de algo que estaba atrás mío, no puedo decir si era un colectivo 180, una ballena, o una ligustrina no importaba, algo se reflejaba y cualquier corrección la haría al andar, como con el espejo del auto. Arranque por Carlos Calvo y a los 100 metros mire por el espejo para sentirme más seguro; pero solo encontre el reflejo blanco de la luz solar. “Mal día para un obsesivo” pensé y me puse a calibrarlo de nuevo con la esperanza de encontrar alguna imagen que me representara todas las amenazas que habría a mis espaldas.

Pero la tarea fue vana e inclusive peligrosa; de tanto mirar el espejito no medí bien una bicicleta de panadería que pasó a mi lado los suficientemente cerca como para sentir el aroma de las medialunas recién horneadas junto al grito de alerta del ciclista panadero. La inutilidad del espejito me trajo la pregunta ¿por qué ahora les pusieron a todas las ecobicis porteñas una espejito retrovisor? ¿Por qué antes no tenían y ahora si? La respuesta me parece haberla encontrado en el Código de Tránsito de la CABA. La norma, en su punto 4.2.4 “Requisitos para ciclorodados” establece el requisito de “un espejo retrovisor colocado en forma tal que permita al conductor ver por lo menos a setenta metros de distancia hacia atrás”. “Entonces el espejito esta para cumplir la norma” y ese pensamiento me llenó de una tranquilidad enorme, tan grande como la inutilidad del instrumento.

Miles de ciclistas circulan en este momento por todas la ciudad de Buenos Aires sin espejo retrovisor y sin que esto afecte seriamente su seguridad, como si sucede con los vehículos a motor. Sin embargo, en sentido estricto, todos ellos serían infractores al código de tránsito… La situación se repite a nivel nacional. La Ley Nro. 24449 de tránsito y seguridad vial en su artículo 7, establece entre otros requisitos para circular en bicicleta, que el ciclista no use ropa suelta, preferentemente de colores claros y utilice calzado que se afirme con seguridad a los pedales; guardabarros sobre ambas ruedas; y obviamente; espejos retrovisores en ambos lados. ¿Cómo convencer a los ciclistas de que usen ropa ajustada y clara y que se pongan zapatos que se afirmen a los pedales? ¿Habría que pedir un scanner que inhiba a los hombres trajeados de azul subirse a la bici? ¿Que harán los ciclistas metaleros con sus negras camperas de jean? ¿Bajaran los agentes de tránsito a las chicas con tacos? Y los futuros campeones ¿dejarán de entrenar en sus bicis ruteras por la ausencia del guardabarros?

Un interesante análisis que realizó la Asociación de Ciclistas Urbanos sobre la ley nacional concluye que el texto impone obligatoriedades en materia de elementos de seguridad sin ningún rigor técnico, generando pérdidas de derechos en los usuarios, y complejidad de interpretación para la fabricación y comercialización de los elementos de seguridad. Esta conclusión puede aplicarse a la mayoría de las normas locales que regulan el andar de la bici en el tránsito donde los requisitos para la circulación suelen homologarse a los de vehículos de mayor porte y velocidad ¿No será hora de empezar a cambiar estas normas por otras que reflejen con claridad las verdaderas necesidades de los ciclistas en vez de convertirlos en infractores? Legislaciones torpemente restrictivas contra los ciclistas atentan contra el fomento del ciclismo urbano, señala el BID en su informe sobre ciclismo urbano en América Latina y lo saben la mayoría de los ciclistas que pedalean en las ciudades argentinas. Ya es tiempo de tener leyes que sean coherentes con la revolución que la bicicleta está produciendo en las ciudades argentinas y de que los ciclistas se empiecen a organizar para pedirlas.

Vuelve Subí que te Llevás

Por que nunca es tarde para aprender,los domingos 2,9 y 23 de noviembre de 2014  se realizarán  tres encuentros, libres y gratuitos, dirigidos a personas adultas que quieranlograr andar en bicicleta. La organización esta a cargo de la gente del blog Ciclofamilia junto a la Fabricicleta y es auspiciada por la Red de Ciclistas Urbanos. El punto de encuentro para los tres domingos será San Martín y Nogoyá, entrada al predio de la Facultad de Agronomía, a las 16 puntual.

Tener bicicleta no es obligatorio ni necesario, pero si algún participante tiene manera de conseguir una para aportar a la jornada, la misma será muy bienvenida. Para confirmar basta con escribir a ciclofamilia@gmail.com, solo con su nombre.
Más información en ciclofamilia.wordpress.com

Primer cicloencuentro de la Red de Ciclistas Urbanos

10616099_686052648142928_1537768918687124669_n

El  sábado 25 de octubre se realizo el primerCicloencuentro (ver programa) de la ciudad de Buenos Aires organizado por la Red de Ciclistas Urbanos. En el encuentro se compartieron experiencias, reflexiones y propuestas relacionadas con la promoción del ciclismo urbano en Buenos Aires. La actividad contó con una diversa concurrencia que incluyó desde ciclistas cotidianos, periodistas especializados, investigadores académicos, la Asociación de Ciclistas Urbanos, hasta representantes de grupos de ciclistas y cicloturistas.

DSCN4209

Se trabajó en dos talleres donde se revisaron las principales normas relacionadas con el uso de la bicicleta en la ciudad y se analizaron críticamente distintas ideas y discursos con los que se suele abordar la problemática del ciclismo urbano.

La principal conclusión del encuentro giró en torno a la necesidad de seguir construyendo espacios de reflexión y acción que congreguen a los ciclistas para hacer hacer visibles los problemas específicos que afectan a los ciclistas urbanos y en comenzar a trabajar con otros grupos y asociaciones interesadas en pacificar el tránsito y en lograr ciudades cada vez más humanas, más inclusivas, menos contaminadas y socialmente más justas.

Otra de las cuestiones abordadas estuvo relacionada con la necesidad de repensar el espacio público desde una visión que deje de privilegiar al automóvil como forma excluyente de movilidad  para comenzar a democratizar la calle, no solo para los ciclistas, sino para tod@s los habitantes de la ciudad.

Para sumarte a las actividades de la Red de Ciclistas Urbanos suscribite a la fanpage en http://www.facebook.com/redciclistasurbanos o escribinos un mail a reddeciclistasurbanos@gmail.com.