Buenos Aires obtuvo el puesto #14 en el Índice de Ciudades Biciamigables

copenhague

Según el Índice Copenhagenize 2015 de Ciudades Biciamigables (The 2015 Copenhagenize Index. Bicycle-Friendly Cities.), Buenos Aires está entre las 20 ciudades biciamigables del mundo.

La muestra se toma entre 122 ciudades, las cuales tienen más de 600 mil habitantes.
Los 3 primeros puestos están ocupados por Copenhague -Dinamarca-, Amsterdam y Utrech -Países Bajos-.

Según este índice, en la región, le siguen los pasos Río de Janeiro, Santiago de Chile y Bogotá.

Los logros de Buenos Aires según Copenhagenize

  • en los últimos 3 años la red de ciclovías pasó a tener 140 km -en su mayor parte- protegidos.
  • en 2015 se inauguró el sistema automático de bicicletas públicas y gratuitas
  • Buenos Aires se está convirtiendo en una ciudad más vivible, con líneas rápidas de colectivos, calles de tráfico calmado, características que hacen una ciudad más amable y amigable con la bici.

Las deudas de Buenos Aires según Copenhagenize

  • Muchas de las ciclovías protegidas son delgadas
  • Hay tramos bidireccionales sobre la vereda y no en la mejor parte del asfalto
  • Presencia de obstáculos en las ciclovías
  • Se necesita invertir en infraestructura de alta calidad y aplicar las mejores soluciones existentes

Ir a The 2015 Copenhagenize Index. Bicycle-Friendly Cities.

Anuncios

¿Hace falta patentar las bicis?

Para poder promover el ciclismo urbano, se hace necesario facilitar el uso de la bici como forma de transporte a partir de infraestructuras y políticas específicas. Los gobiernos de muchas ciudades en el mundo están dedicando sus esfuerzos a construir esas condiciones a partir de bicisendas, sistemas de bicing y estacionamientos, entre otras acciones. Pero, como advierte un reciente informe del BID sobre cicloinclusividad, un exceso de regulaciones sobre los ciclistas, puede generar, paradójicamente, efecto contrario al objetivo de promover la bicicleta. Por ello, desde la Red de Ciclistas Urbanos, miramos con atención y preocupación cada vez que desde algún nivel estatal se intentan establecer regulaciones innnecesarias  y no demanadas al uso de la bici en la ciudad. En Rosario, recientemente el concejal Martín Rosua ha propuesto crear el “Registro Único de Bicicletas”, como una medida de protección para las bicis frente a robos y siniestros. Para nosotros, esta idea, además de innecesaria, está demasiado cerca de plantear que ahora las bicicletas tendrían patente.

En cuanto a evitar su robo, las bicicletas de marca ya traen un número de serie, de manera que la identificación existe, ya que con el número de cuadro en la factura se puede demostrar quién es el dueño. Actualmente esto no evita el robo, porque el número puede eliminarse con una herramienta adecuada y además, la bici puede venderse en partes, que en algunos casos pueden tener un valor superior al del cuadro. Desarmar una bicicleta es mucho más facil que desarmar un auto y esta es una gran virtud de la bici, pero que lamentablemente, facilita la reventa. Por otro lado el problema del recupero es complejo, un registro no garantiza la inmediata devolución de la bici, a no ser que medie una reforma normativa más profunda, sino que irremediablemente para recuperarla, habrá que pasar por trámites judiciales largos y complejos.

El robo de bicicletas es un problema a atender, pero no es ajeno al de la seguridad en general, mientras que tener que registrar la bicicleta, sobre todo de manera obligatoria, tendría como único impacto el desincentivo al uso de la bicicleta como transporte urbano. En este sentido el concejal se equivoca, donde la bicicleta tiene más relevancia en las políticas de movilidad es donde existen menos regulaciones a los ciclistas. Homologar las necesidades de la bici a las de los vehículos automotores no es la opción para fomentar el ciclismo urbano.

Quizás antes de plantear un registro de este tipo, las autoridades deberían esforzarse por saber más de las necesidades concretas de los ciclistas y por entender más sobre sus dificultades. Una ciudad con más bicicletas es una ciudad más segura, y para que haya más bicicletas en la ciudad, antes que registros hacen falta más bicisendas, más facilidades para la compra y para su estacionamiento y principalmente más controles sobre los automovilistas indolentes con los otros, que junto a políticas de seguridad que aborden el problema de manera integral en vez de compartimentarlos.

“Bicidescontrol”: los antibicis atacan de nuevo

Cotidianamente escuchamos muchos conceptos que se repiten, sin pensar en lo que implican. Con el auge de la bicicleta, nos hicimos visibles. Ahora estamos de moda, pero también, nos acusan de generar caos o sembrar el descontrol.

america2ed

Hoy vemos en el programa América Noticias 2da edición, que se habla de “Bicidescontrol”. En el Twitter del programa comparten:

Hoy en #AN19: #Bicidescontrol. No respetan semáforos, no tienen luces reglamentarias y generan caos por el carril mano y contramano.

Queremos compartir datos del Observatorio de Seguridad Vial, Ministerio del Interior y Transporte de la Nación (2013), donde se puede leer que en el 95.92 % de los siniestros viales, los participantes son vehículos motorizados -autos, motos, colectivos, camioneta, camiones-, mientras que sólo en el 2.19% participan vehículos con propulsión humana (bicicletas, entre otros).

En un Informe de Seguridad Vial de la Ciudad de Buenos Aires (2005), podemos ver que el 95.37 % de los imputados fueron vehículos motorizados.

Coincidimos en que en el ambiente vial se vive una sensación de descontrol, la cual como ciclistas padecemos también. Por supuesto que no negamos que muchos ciclistas cometemos infracciones a las leyes y desde este espacio fomentamos una actitud más respetuosa.
Pero ¿Qué nos dicen estos datos? Evidencian que cuando un vehículo que pesa más de una tonelada pasa un semáforo en rojo genera un riesgo mortal. Y no puede igualarse al peligro que ofrece un pequeño vehículo que no llega a pesar 80 kg.
Las bicis podemos manejar mejor, pero no perdamos el foco. Durante 2014 murieron 7613 personas en siniestros viales en Argentina (fuente: Luchemos por la Vida) más de el 95% a manos de vehículos motorizados.

Desde este grupo, vemos con preocupación que hay un estado ausente. Los vehículos peligrosos (vehículos motorizados) cometen cotidianamente infracción tras infracción de manera completamente impune. No solo no hay consecuencias, sino que ante la ausencia del estado los motorizados no se privan de pasar -literalmente- por encima del resto, sean estos peatones, ciclistas o espacio público.
Invitamos al programa a que tome nota de la abrumadora cantidad de faltas que los motorizados cometen sin consecuencias y que a su vez lean estas estadísticas.

Hay una preocupación genuina por la paz y la vida humana. Pero están apuntando al vehículo equivocado.
El auto mata todos los días.
Trabajemos juntos para apaciguar el ambiente vial. Las bicis podemos hacer mucho para ello.

Los nuevos contenedores porteños que bloquean las ciclovías

Nadie puede negar que el actual gobierno porteño es el que más infraestructura ciclista ha construido. Sin embargo, desde RCU vemos con muchísima preocupación que es este mismo gobierno quien atenta contra estos espacios que deberían proteger al ciclista.
La función de la ciclovía es separar un espacio de la calzada para que el ciclista esté protegido de los avances de automotores. Y habiendo ciclovía lo que es un derecho se convierte en obligación, ya que el ciclista debe circular por la misma. Por lo tanto, se desprende que al no ser opcional, el gobierno debe mantener en condiciones la ciclovía para una circulación segura.
Desde hace un tiempo, comenzamos a ver con preocupación la ubicación de contenedores que invadían la ciclovía, ocupando un carril e impidiendo la normal y segura circulación que la ciclovía propone.
La última invasión se vió hoy en la Avenida Coronel Díaz, donde han colocado más de 2 bloques de cemento por cuadra, en el medio de un carril de la ciclovía. En este momento representan un gravísimo peligro, ya que no es un elemento que uno espera encontrar y ante una distracción puede chocar contra él. Son bloques muy voluminosos, de aproximadamente 15 cm. de alto. Imaginamos que sobre éstos colocarán los nuevos contenedores grises (como los que se ven en Azcuénaga) y serán visibles a simple vista.
Ciclovía Azcuénaga - fecha 28 de abril de 2015

Ciclovía Azcuénaga – fecha 28 de abril de 2015

Estos nuevos contenedores ciertamente son visibles. Lo que no es visible es ¿por dónde pasan las bicis? Para pasar, en este momento las bicicletas se ven obligadas a ingresar en la parte de la calzada donde tenemos prohibido circular y, como es doble mano, muchas circulan en contramano.

En las redes sociales los ciclistas de Buenos Aires comenzaron a expresar su preocupación. También comenzó a circular esta imagen (de Claudio Maggi) que demuestra que esta decisión desafía toda lógica. Porque a nadie se le ocurriría poner un bloque de cemento en el medio de un carril. Pero la situación es mucho peor de lo que creemos, ya que ya no uno, sino varios de esos contenedores por cuadra, imposibilitarán la normal circulación de las bicicletas, en el espacio que todos hemos pagado para tal fin. Recordemos que cada cuadra tuvo un costo de 100 mil pesos (*). Y bien invertidos están, si permitimos su uso, claro.
Guillermo Dietrich, Subsecretario de Transporte de la Ciudad, afirmaba hace poco “nos hemos convertido en el referente del camino a seguir.”.
Sr. Dietrich: desde la ciclovía, vemos que el camino a seguir se encuentra francamente bloqueado.

(*) Corregido, la cifra de 1 millón de pesos es por cada kilómetro.

Espejito, espejito… ¿cuándo cambiaremos las normas anti ciclistas?

Soy un usuario cotidiano del sistema de bicicletas públicas porteño. Me parece una muy buena política de transporte, más ahora con su ampliación a las 24 horas; ya que genera más viajes en bicicleta y permite a muchos combinar el subte, el colectivo y el tren con una pedaleada. Por eso me sorprendió que todas las bicicletas públicas a las que me subí en las últimas semanas portaran un espejito retrovisor, cuando antes ese implemento era poco frecuente. El espejito que tienen es pequeño, mucho más chico que el espejo de la polvera que solía usar mi abuela en sus últimas coqueterías. La primera vez que lo ví me alegró, pensé que si estaba ahí, si lo habían puesto, tendría que funcionar por lo que me puse a calibrarlo. Luego de algunos minutos logré ver reflejada una imagen de algo que estaba atrás mío, no puedo decir si era un colectivo 180, una ballena, o una ligustrina no importaba, algo se reflejaba y cualquier corrección la haría al andar, como con el espejo del auto. Arranque por Carlos Calvo y a los 100 metros mire por el espejo para sentirme más seguro; pero solo encontre el reflejo blanco de la luz solar. “Mal día para un obsesivo” pensé y me puse a calibrarlo de nuevo con la esperanza de encontrar alguna imagen que me representara todas las amenazas que habría a mis espaldas.

Pero la tarea fue vana e inclusive peligrosa; de tanto mirar el espejito no medí bien una bicicleta de panadería que pasó a mi lado los suficientemente cerca como para sentir el aroma de las medialunas recién horneadas junto al grito de alerta del ciclista panadero. La inutilidad del espejito me trajo la pregunta ¿por qué ahora les pusieron a todas las ecobicis porteñas una espejito retrovisor? ¿Por qué antes no tenían y ahora si? La respuesta me parece haberla encontrado en el Código de Tránsito de la CABA. La norma, en su punto 4.2.4 “Requisitos para ciclorodados” establece el requisito de “un espejo retrovisor colocado en forma tal que permita al conductor ver por lo menos a setenta metros de distancia hacia atrás”. “Entonces el espejito esta para cumplir la norma” y ese pensamiento me llenó de una tranquilidad enorme, tan grande como la inutilidad del instrumento.

Miles de ciclistas circulan en este momento por todas la ciudad de Buenos Aires sin espejo retrovisor y sin que esto afecte seriamente su seguridad, como si sucede con los vehículos a motor. Sin embargo, en sentido estricto, todos ellos serían infractores al código de tránsito… La situación se repite a nivel nacional. La Ley Nro. 24449 de tránsito y seguridad vial en su artículo 7, establece entre otros requisitos para circular en bicicleta, que el ciclista no use ropa suelta, preferentemente de colores claros y utilice calzado que se afirme con seguridad a los pedales; guardabarros sobre ambas ruedas; y obviamente; espejos retrovisores en ambos lados. ¿Cómo convencer a los ciclistas de que usen ropa ajustada y clara y que se pongan zapatos que se afirmen a los pedales? ¿Habría que pedir un scanner que inhiba a los hombres trajeados de azul subirse a la bici? ¿Que harán los ciclistas metaleros con sus negras camperas de jean? ¿Bajaran los agentes de tránsito a las chicas con tacos? Y los futuros campeones ¿dejarán de entrenar en sus bicis ruteras por la ausencia del guardabarros?

Un interesante análisis que realizó la Asociación de Ciclistas Urbanos sobre la ley nacional concluye que el texto impone obligatoriedades en materia de elementos de seguridad sin ningún rigor técnico, generando pérdidas de derechos en los usuarios, y complejidad de interpretación para la fabricación y comercialización de los elementos de seguridad. Esta conclusión puede aplicarse a la mayoría de las normas locales que regulan el andar de la bici en el tránsito donde los requisitos para la circulación suelen homologarse a los de vehículos de mayor porte y velocidad ¿No será hora de empezar a cambiar estas normas por otras que reflejen con claridad las verdaderas necesidades de los ciclistas en vez de convertirlos en infractores? Legislaciones torpemente restrictivas contra los ciclistas atentan contra el fomento del ciclismo urbano, señala el BID en su informe sobre ciclismo urbano en América Latina y lo saben la mayoría de los ciclistas que pedalean en las ciudades argentinas. Ya es tiempo de tener leyes que sean coherentes con la revolución que la bicicleta está produciendo en las ciudades argentinas y de que los ciclistas se empiecen a organizar para pedirlas.

Carta abierta al canal de Noticias C5N

Sr. Director

Los integrantes de la Red de Ciclistas Urbanos, espacio que congrega a investigadores, periodistas, activistas y ciclistas cotidianos interesados en democratizar el espacio publico y vial a partir del uso de la bicicleta, nos dirigimos a Ud. a propósito del informe sobre ciclistas publicado el 11 de abril en el sitio Minutouno.com y en el canal de noticias C5N.

290620122571Queremos trasmitirle nuestra más sincera preocupación por como dicho informe vuelve a tratar de manera sesgada una problemática tan central como la seguridad vial.

La primera cuestión tiene que ver con los resultados de el informe publicado. ¿Cómo consigue el dato de que el 72% de los ciclistas no se detienen en los semáforos? ¿Cómo se construyo el universo de ciclistas? Para poder afirmar tal conclusión, nos parece que debería dar mayores precisiones metodologícas para poder debatir ese índice. Sino, el resultado no es mas que la representación numérica de un prejuicio, en este caso apoyado por imágenes cerca de lo morboso.

Por otro lado, nos parece que semejante afirmación debería al menos contar con las voces de especialistas y personalidades de probada relación con la seguridad vial y en este caso, con el uso de la bicicleta en la ciudad. Espacios como la Red que integramos, entre otros muchos que en todo el país están promoviendo la bicicleta, podría haberle ofrecido un mejor contexto sobre las vivencias de los ciclistas, sus fortalezas y vulnerabilidades.

Sin duda que la cuestión no se agota en estos dos puntos pero, como seguidores atentos de su propuesta periodística, no queríamos dejar de ofrecerle estos comentarios.

Agradecemos mucho su atención.

Red de Ciclistas Urbanos

Biciescuela para adultos en abril

Comienza la primera edición 2015 de la biciescuela para adultos, organizada por el blog Ciclofamilia junto a la Fabricicleta, auspiciada por la Red de Ciclistas Urbanos.

¡En otoño, hace que el pedalear suceda!
Otoño es la estación óptima para hacer que el pedalear suceda. El domingo 19 y el sábado 25 de abril de 2015 volvemos a realizar encuentros para lograr andar en bicicleta. La actividad esta dirigida a personas adultas, la organiza el blog Ciclofamilia junto a la Fabricicleta y es auspiciada por la Red de Ciclistas Urbanos. Como siempre, es libre y gratuita aunque se requiere un mate, bizcochos y buena onda. Nos encontramos esos días a las 16 puntual en San Martín y Nogoyá, entrada al predio de la Facultad de Agronomía de la ciudad de Buenos Aires.

Tener bicicleta no es obligatorio, pero si algún participante tiene manera de conseguir una para aportar a las jornadas, será muy bienvenida,. Les pedimos que nos confirmen su participación a ciclofamilia@gmail.com, solo con su nombre. Si llueve lo pasamos para el próximo domingo.
¡¡Nos vemos el 19 !!
En este link, una crónica de otros encuentros pasados.
https://ciclofamilia.wordpress.com/2012/11/25/un-encuentro-para-salir-andando-3/

Bicivilizados radio 2015

aviso_web_600x3001[1]En 2014 Bicivilizados comenzó a emitir un nuevo programa sobre ciclismo urbano, Bicivilizados Radio, conducido por Leo Spinetto e Irene Fernández y emitido por radiolaotra.com.ar.

Bicivilizados Radio es un espacio dedicado a temas relacionados al ciclismo urbano. Con opinión, entrevistas y noticias sobre la legislación, equipamiento, consejos y otros tópicos de interés relacionados con el ciclismo urbano.

Se puede escuchar en vivo por http://radiolaotra.com.ar todos los martes de 16 a 17 horas (Horario Buenos Aires). O se pueden escuchar todos sus programas grabados aquí.